viernes, 24 de diciembre de 2010

Tan dulces regresos

Agnès Mellon y Dominique Visse arrastran una larga relación personal y artística, repleta de ascensos y caídas, de alegrías y amarguras, de encuentros y desencuentros, de palabras y querellas de amor, una trama inextricable de sentimientos y actos, que queda bien simbolizada en este CD en el que, como afirma la soprano en una nota de esclarecedora franqueza incluida en el folleto acompañante, "las palabras se pronuncian con la voz y se cantan con el corazón". La música italiana del Seicento sirve como acogedor receptáculo de este intrincado itinerario personal y artístico. No hay afecto poético vinculado al amor que no quedara sellado en la infinidad de arias, madrigales y cantatas que parieron los grandes maestros de la monodia italiana del siglo XVII. Uno podría plantar su hamaca y quedarse allí toda la vida entre labios ardientes, besos ardorosos, cuerpos deseantes, caricias torrenciales, celos aterradores, eternos gozos, angustias arrasadoras, inhumanas desesperaciones...

Dominique Visse acude al más tierno registro de su camaleónica voz para fundirse con la siempre acariciante Mellon en algunos dúos inolvidables, como los del Libro VII de Monteverdi (Interrotte speranzeNon vedro mai le stelleS’el vostro cor Madonna, Vorrei baciarte...), Su la cetra amorosa de Merula, Cantai un tempo de Da Gagliano, Lagrimosa beltà de Sances o Ti lascio anima mia de Valentini. En solitario, las querellas y la desesperanza se hacen más agudas: Visse les dedica Usurpator, tiranno della tua libertà de Sances y Mellon L’Eraclito amoroso de Barbara Strozzi. El Ensemble Barcarole, creado por Mellon hace unos años, acompaña con la complicidad y la discreción que precisan las pasiones íntimas desatadas, aunque la viola bastarda de Marianne Muller, siempre bien arropada por el lirone de Marco Horvat, la tiorba de Eric Bellocq y las teclas de Brice Sailly, se atreve con las disminuciones de Rognoni sobre Ancor che col partire, aquel madrigal de Cipriano de Rore en el que tan admirablemente se funden las paradojas enmarañadas de vida y arte de la que nos habla este disco emocionante:

Aunque con mi partida
me sienta morir,
partir quisiera cada hora, cada momento.
Tanto es el placer que siento
por la vida que obtengo en mi retorno.
Y, así, mil veces al día
alejarme de ti quisiera,
tan dulces son mis regresos.

PAROLE E QUERELE D'AMORE
Agnès Mellon, soprano
Dominique Visse, contratenor

Ensemble Barcarole
Marianne Muller, viola da gamba
Marco Horvat, lirone
Eric Bellocq, tiorba
Brice Sailly, clave y órgano

1. Claudio Monteverdi (1567-1643): Interotte speranze
2. Tarquinio Merula (c.1595-1665): Su la cetra amorosa
3. Claudio Monteverdi: S'el vostro cor Madonna
4. Barbara Strozzi (1619-1677): L'Eraclito amoroso
5. Riccardo Rognoni (c.1555-c.1620): Anchor che col partire
6. Claudio Monteverdi: Non vedrò mai le stelle
7. Giovanni Sances (1600-1679): Usurpator, tiranno della tua libertà
8. Giovanni Valentini (c.1582-1649): Ti lascio anima mia
9. Giovanni Sances: Lagrimosa beltà
10. Claudio Monteverdi: Vorrei baciarti
11. Marco da Gagliano (1582-1643): Cantai un tempo
12. Giacomo Carissimi (1605-1674): Partenza dalla sua Donna
----------
ZIG ZAG TERRITOIRES ZZT 101001 (Diverdi) [60'54'']
Grabación: Octubre de 2009


Monteverdi: Vorrei baciarti. [3'48''] Mellon, Visse. Ensemble Barcarole

Vorrei baciarti, O Filli,
Ma non so come ove'l mio bacio scocchi,
Nella bocca o ne gl'occhi.
Cedan le labbra a voi, lumi divini,
Fidi specchi del core,
Vive stelle d'amore!

Ah! pur mi volgo a voi, perle e rubini,
Tesoro di bellezza,
Fontana di dolcezza,
Bocca, onor del bel viso:
Nasce il pianto da lor, tu m'apri il riso!
[Giambattista Marino]

[Quisiera besarte, oh Filli,/ pero no sé dónde mi beso ha de sonar/ primero, en la boca o en los ojos./ Ríndanse los labios a las luces divinas,/ fieles espejos del corazón,/ vivas estrellas del amor.// Ah, pero hacia vosotros voy, perlas y rubíes,/ tesoro de belleza,/ fuente de dulzura,/ boca, honor del hermoso rostro:/ de aquellos nace la lágrima, tú me ofreces la sonrisa.]

Feliz Navidad.

3 comentarios:

T dijo...

¡Feliz Navidad, Pablo!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

¡Felices Fiestas, Pablo!

La sóla evocación de Mellon o D. Visse me traen recuerdos de otros tiempos en los que comenzaba a conocer estos repertorios. A través del Clement Janequin o con W. Christie estas dos personalidades tienen una importancia vital en el entendimiento de la música del renacimiento y el barroco (no sólo del francés).

Un abrazo.

ana de la robla dijo...

Qué buena pinta... no lo he escuchado aún.
Felicidad, querido.